Escribir para conocerte

Aquí estamos casi a mediados de Julio, y yo apenas haciendo el recuento de junio, lo siento, me tome un tiempo, fue un mes y medio muy emocional para mí. Y aquí me tienes en mi post más personal hasta el momento.

Junio fue un mes de conclusiones e inicios, de cierres y de nuevos brotes…de expectativas rotas y nuevas esperanzas…  como se puede tener todo en un mes??

Definitivamente lo más fuerte fue terminar una relación amorosa, sentir la desilusión y tristeza que te oprime el corazón y lo atraviesa, lo detiene un momento y luego lo deja continuar, es duro, es crudo, es real.

Pero también fue un mes donde conocí gente nueva muy interesante, que se serán una gran inspiración en mi nueva etapa.

Aprendí de la vida minimalista y empiezo aplicarlo a un estilo de vida más orgánico, con más sentido y dirección.

Inicie un nuevo curso de desarrollo humano de abundancia que en verdad me ha abierto los ojos sobre muchos temas.

Hubo un despertar de consciencia muy interesante, aprendí a focalizar energía, pensamientos, acciones y entender el gran poder que tiene nuestra mente y que es mencionado por varias corrientes con diferentes palabras, nombres; pero con el mismo sentido.

Planeo un viaje que alimente mi espíritu y me ayude a asombrarme y conectar con el todo.

Y me reencontré con un amigo que hace más de 10 años no veía, recordamos y entendimos viejas historias, vi a otras amigas que también tenía tiempo sin ver, con su nueva vida y sus nuevas oportunidades abriéndose el camino

Pasado, presente y futuro en un solo mes… intensamente. La vida me está obligando a ser autentica, a vivir mi vida siendo leal a mis propios conceptos y valores, a mis definiciones personales de éxito, de felicidad, de propósito.

Esa pausa que me tome, me permitió hoy crear esta narrativa que lees, y esta narrativa es la que permite darle un sentido a toda la experiencia, y si lo analizo un poco, eso es lo que hacemos cuando nos damos una pausa, cuando explicamos a alguien más la experiencia, le damos forma a nuestro ser y eso es parte del autoconocimiento. Estas letras me permiten ver a los ojos este mes y medio y al escribirlo, al leerlo, lo entiendo y lo honro.

Escribir estas líneas me ha permitido ver a los demonios a los ojos, ponerlos en una silla, hablar con ellos de frente y con el corazón expuesto y soltarlos a campo abierto y encontrarle sentido a la experiencia.

Y en este sentido esta en total sintonía con el mantra que esta última semana me ha ayudado para trabajar con las perdidas y duelos que implica pasar a una nueva etapa: honrar el pasado con amor, darle un nuevo significado de paz y sabiduría y dejarlo ir en armonía.

Siempre me ha gustado escribir porque me permite expresar lo que de otro medio no podría comunicar, cada adjetivo nutre mi emoción, le da contexto, y ubica su significado.

Mientras escribo estas líneas el nudo en mi garganta se desenreda, se cae, encuentra su camino y descansa, empiezo a fluir nuevamente

La narrativa de nuestra vida, la historia que nos contamos acerca de cómo vivimos la experiencia, del papel que juega en nuestra vida ese suceso, de explicar la emoción que nos produce, ordenar y armonizar el sentimiento, pensamiento y soltarlo.

La escritura ha sido mi aliada desde niña, leerme después de un tiempo me hace honrarme y amarme cada vez más, entiendo mis matices y veo mi realidad con otros ojos.

Te invito a probarlo, sé que no es para todos, sé que habrá a quien le guste más que a otros, pero créeme es terapéutico, sana más que una botella de Tequila y dura más que un mezcal.

Cuando tengas duda, confusión, o mar de emociones escribe, cuenta tu historia con tus palabras encuentra tu propio significado, créalo, diséñalo, léelo, reléelo, rómpelo vuélvelo a escribir.

La libertad que produce eso, el poder de ser tú la creadora del relato de tu propia historia, siembra la semilla de auto poder personal.

A veces la emoción solo esta retenida en una parte del cuerpo, a veces puede permanecer ahí mucho tiempo, a veces ni es consiente, por eso escribirla sirve para expresarla de alguna manera, para que el otro pueda entenderla, para crear ese lazo que necesitamos con el exterior.

Escribir es una manera de conocerte, y el autoconocimiento es la llave a un mundo de verdadero significado. Cuando te conoces es que puedes definir cuál es la vida que te gustaría vivir, que es lo quieres, que es lo no quieres, que te hace vibrar, que te apasiona y conecta con lo que te acelera el corazón, lo que te hace sonreír y hace que la sonrisa se mantenga ahí.

No tienes que cargar con toda tu historia a cuestas, puedes sacar de la maleta los miedos y las decepciones, puedes viajar solo con lo que te hace seguir, puedes elegirlo, solo tienes que saber que cargar en la maleta y solo lo sabrás conociéndote y una manera de hacerlo es a través de la escritura

Si toda esta lectura, te ha levantado una pequeña curiosidad por usar la escritura para conocerte y como terapia a una emoción te aconsejo lo siguiente:

Escribe sin pensar, si eres fluida los pensamientos empezarán a tener su forma, y si te cuesta trabajo sigue con los siguientes pasos:

  1. Hazte amiga de los adjetivos, empieza usando 2 y luego 3, 4 llévalo a 5 para definir una sola emoción
  2. Describe con metáforas tus sentimientos dales cuerpo, forma, figura, voz.
  3. Encuentra significado, ¿si esta experiencia te quisiera enseñar algo que sería?, ¿si fuera un cuento cual sería la moraleja?
  4. Déjalo ir, si ya está en papel ya no está en tu organismo, descansa, la vida también es dejar ir, si hay algo que soltar, la emoción, tu intuición te lo pedirá y aunque sea duro, es necesario para un mejor mañana.
  5. Léelo después, edítalo si es necesario, borra, subraya, describe más, que quede justo como a ti te gusta
  6. Pregúntale cual es el sentimiento que te quedó después de verlo plasmado, descubriste algo de ti, cómo te sientes al saberlo
  7. Honra el momento, agradece porque ocurrió y por qué ocurrió en el  momento más armonioso para ti, este era tu momento para conocer más de ti y ahora que lo lees cobra significado.

Deja un comentario